Galletas con sello

lunes, 27 de octubre de 2014

Hola!





Cuando queremos decorar unas galletas rápido, bien porque se nos ha echado el tiempo encima, o porque nos ha surgido un compromiso de última hora, la glasa no es una opción porque hay que dejar que seque bien para que no se nos estropeen las galletas al prepararlas para regalar.



Esto fue lo que nos pasó el otro día, cuando quisimos regalarle unas galletas a la madre de un bebé recién nacido (¡felicidades de nuevo, Arantza!) pero ya no nos daba tiempo a hacerlas como siempre.

Decidimos probar con un sello, que siempre es una opción rápida, pero esta vez haciéndolo de manera diferente: con cacao.

Necesitaremos:

Nuestra masa de galletas habitual, estirada y fría.
Un sello de silicona apto para uso alimentario.
Cacao puro en polvo.
Un cortador de galletas redondo
Un pincel de uso alimentario para retirar el exceso de cacao





Ponemos el cacao en un plato llano y lo distribuimos por la superficie, de manera que cuando pongamos nuestro sello encima quede bien marcada la leyenda del mismo.  Tened cuidado de retirar el exceso de cacao con un pincel para que el estampado sea más o menos uniforme.

Cuando lo apoyemos en la masa de galletas, tendremos que hacer una presión ligera en la superficie, pero sin llegar a hundir nuestro sello en la galleta.  Con mucho cariño.





Repetiremos esta operación tantas veces como nos quepa el sello en la masa, con cuidado de no mancharla de cacao.  No os preocupéis si algunos se marcan más que otros, o si algunas de las letras no se leen bien, al final, son galletas hechas en casa y no pueden ser todas iguales!





Utilizamos entonces nuestro cortador redondo y cortamos cada una de las galletas, poniéndolas en la bandeja de horno que vayamos a utilizar, con mucho cuidado de que no se deformen.  Enfriamos un ratito en la nevera y las metemos al horno a 180 º tal cual están.  Dejamos que se doren un poquito por los bordes, y retiramos del horno, pasándolas a una rejilla para que enfríen correctamente.







Como veis, algunas de ellas están más bonitas que otras.  Al final, le cogeréis el punto y será muy fácil conseguir que salgan preciosas y sobre todo, deliciosas.

¿Qué os parecen?


P.D.:  Como siempre, muchas gracias por estar ahí, y muchas gracias a Silvia, de "Na Lúa Dulce", Amiga (con mayúscula) de las que no fallan.