Bundt de Chocolate y Ron

miércoles, 12 de febrero de 2014

Hola,

Un día cualquiera del mes de febrero.  Como hoy.  Llego a casa tras una agotadora jornada laboral y me encuentro un mensaje encima de la cocina, bien a la vista:





Ante este panorama, poco podía hacer.  Salvo sacar los bártulos y ponerme manos a la obra.  Aprovecho también para guardar esta receta en un lugar seguro.  Se trata de un clásico en casa porque a los niños les vuelve locos, pero que hace muchísimo tiempo que obra en mi poder.  Tanto que ni recuerdo de dónde la he sacado (si alguien la reconoce como suya, no tengo ningún problema en darle su bien merecido crédito) pero sí que todos estos años ha estado conmigo apuntada en un papel de libreta y guardada como oro en paño entre el resto de las recetas dulces.

Es una receta muy sencilla pero también muy resultona.  E indispensable para todos los que os guste el chocolate.

Necesitaremos:


INGREDIENTES:

150 g de chocolate negro
125 g de mantequilla
200 g de azúcar moreno.  Vale moscobado, no vale azúcar blanco.
4 huevos L
Vainilla de la buena, una cucharada.
Ron, un chorro generoso
sal, una pizquita
150 g de harina leudante.


PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 170 grados, sin aire.

Comenzamos cortando la mantequilla y el chocolate en dados y los fundimos con cuidado en el microondas o al baño maría.  Reservamos para que temple un poquito.



En el cuenco de nuestra batidora, ponemos los huevos y el azúcar moreno y batimos hasta que los huevos hayan doblado su volumen, el azúcar se haya integrado del todo y la mezcla esté considerablemente más espesa y blanquecina.




Añadimos entonces la sal, la vainilla y el chorro de ron y mezclamos bien.  Agregamos la mantequilla y el chocolate fundidos que teníamos reservados y nos aseguramos de que se integren bien en la masa.





 Tamizamos la harina leudante y la añadimos, con cuidado y con movimientos envolventes y con una espátula.





Preparamos nuestro molde, en este caso he utilizado un molde de silicona y vertemos nuestra mezcla en él.




Ponemos el molde con la masa encima de la rejilla del horno y lo metemos al horno aproximadamente 50 o 55 minutos, hasta que al pincharlo salga limpio.

Dejamos reposar encima de la rejilla pero dentro del molde aproximadamente 15 minutos y desmoldamos para dejar que se enfríe totalmente.
Si queréis decorarlo, con unas nueces o simplemente con un poco de azúcar glass o de chocolate fundido por encima está precioso. Como ejemplo, este otro que hicimos no hace mucho:





Como os podéis imaginar, esta es la receta base.  Se le pueden añadir nueces, pepitas de chocolate, o ralladura de naranja y cointreau en vez de ron.  Pero tal cual es una delicia.

¿Qué os parece?  ¿Aprendemos las fracciones repartiendo bizcocho entre todos?

Gracias por estar ahí.

3 comentarios

  1. Y yo con dos kilos de harina leudante comprados por error muertos de risa en la despensa…
    Vane.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, Vane. ¡A darle uso! No te arrepientes, seguro. Besos

      Eliminar
    2. Buenísimo. Una receta de las que no fallan.
      Vane.

      Eliminar