El Sr. Potato y taller

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Hola,

Desde que volvimos felices de Think in Cakes con el segundo premio en la categoría de galletas por nuestro "Puzzle Vintage" teníamos pendiente dedicarle una entrada a nuestro querido Sr. Potato, que se volvió a casa (mentira, se lo llevó una gran amiga a su casa, prometiendo cuidarle muy bien) compuesto y sin premio.






La idea del Sr. Potato surgió como una evolución lógica de los huevos de galleta que ya habíamos hecho este año.  Podéis consultar cómo, aquí .  Decidimos hacer algunas mejoras para asegurarnos de que todo estaría correcto en la feria, aunque nos llevamos un susto de última hora porque el primer Sr. Potato que hicimos se nos suicidó tres o cuatro días antes de la fecha tope.  Aún así, gracias a que habíamos aprendido de los problemas con los que nos enfrentamos las primeras veces, fuimos capaces de reproducirlo, y el Sr. Potato llegó sano y salvo a Expocoruña el día indicado.

¡¡¡No os podéis ni imaginar el alivio que supuso dejarlo expuesto entero!!!

Comenzamos haciendo un huevo de galleta, pero utilizando la masa de galletas de mantequilla a la que cambiamos 40 g. de harina por 40 g. de cacao en polvo, para conseguir que el Sr. Potato tuviese un color un poco más favorecedor y que la galleta en sí fuese un pelín más resistente.

Estuvimos valorando la posibilidad de hacer las piezas en galleta y glasa real, pero nos pareció demasiado complejo, ya que había muchas piezas curvas que tenían que adaptarse perfectamente a nuestro huevo, y como sabéis, ni la galleta ni la glasa real son elásticas.  Así que tuvimos que optar por modelar las piezas que componían al Sr. Potato en fondant...





Aquí las tenéis, casi listas para ser colocadas.

En todo momento intentamos respetar las proporciones, de manera que el modelado fuera lo más realista posible.  Y para ello, nada mejor que un consejero de excepción que estuvo presente durante todo el proceso, vigilante...



Como veis, el Sr. Potato original no nos dió ni un respiro.  Mirad con qué atención se dedicó a inspecionar cada una de las piezas que compondrían su "alter ego" galletil...

Una vez secas las piezas de fondant, las pegamos por partes al huevo con glasa coloreada para evitar que se viesen mucho las uniones.  Este proceso nos llevó un par de días porque las piezas había que ponerlas de la manera adecuada y esperar a que estuviesen casi fijas para poder proceder a colocar las que faltaban.

Cuando ya teníamos el huevo con sus piezas terminadas, intentamos ir un paso más allá y darle al fondant apariencia de plástico, con brillo.  Probamos con esmalte comestible, pero el brillo que conseguimos no era suficiente.  Entonces, nuestra amiga y profesora Vanina, de Viva la Tarta, nos comentó que quizá utilizando glucosa diluída conseguiríamos el efecto deseado.  Gracias, Vanina, por la sugerencia...  Tan brillante como siempre!

Para diluir, optamos por vodka, que no alteraría el color de las piezas, y aplicamos con pincel apto para uso comestible en cada una de las piezas.  Tardó unos días en secar, pero el resultado podéis apreciarlo bien aquí:




¿¿Habéis visto qué brillo??

Una vez más, ¡gracias a todos por estar ahí!

Besos,

Paula y Fuen


P.D.  Aprovechamos para recordaros que quedan muy pocas plazas para el Taller que celebraremos en Vigo el día 16 de noviembre.  Toda la info, la tenéis aquí:


¡¡Animaos!!  ¡Más besos!


Paula y Fuen

2 comentarios