¡¡¡¡FIESTA (SORPRESA) PIRATA!!!!

martes, 4 de junio de 2013

Hola,

En primer lugar, nos gustaría disculparnos por tener el blog tan abandonado.  Hemos estado haciendo un montón de cosas, desde finales de abril que fuimos a Expotarta y "desvirtualizamos" a varias blogueras míticas con las que pasamos un rato estupendo y nos reímos de lo lindo.

Pero es que ha llegado el momento de la vida de nuestros niños en que hacen la Primera Comunión, y esto nos está ocupando bastante tiempo.  Bueno, eso y el resto de las cosas del día a día ;)

La primera de las dos Comuniones que tenemos este año fue el domingo pasado, la de Elena. 

Elena, la princesa pirata.


Elena es una niña muy viva, a la que no le gusta nada lo "cuqui", lo rosa, ni lo que tenga que ver con muñecas ni princesas, sino que juega al fútbol, nada en un equipo de natación y se pirra por las consolas.  A la pobre estuvimos durante dos meses tomándole el pelo y llegó a creer que la fiesta de su Primera Comunión sería ¡¡de princesas!!  Y como a mí me ha dejado por imposible, la pobre iba a hablar con su padre y le decía: "Papiiii, creo que mamá se está volviendo loca...  Organizarme a mí,  ¡¡A MÍ!! una fiesta de princesas...  ¡¡¡Pero si nunca me han gustado!!!"...  Y su padre, que sabía lo que estábamos tramando, nos seguía el juego para mayor desquicie de la niña.  ¡Fue divertidísimo!
Y Elena, la verdad, andaba un poco desencaminada.  Porque aunque sí hubo princesas en la fiesta (empezando por ella), las princesas eran ¡¡PIRATAS!! 

El Capitán Barbarroja

Imaginaos su cara cuando irrumpieron los piratas de 2D Animación en el lugar en el que estábamos tomando ya el postre, con música de los "Piratas del Caribe" sonando a todo volumen, y les pusieron a todos los niños un sable pirata y un gorro y se los llevaron a la "Búsqueda del Tesoro".  A partir de ese momento, nos volvimos locas y empezamos a colocar cada cosa en su lugar:

La madrina de la niña, Silvia de Na Lúa Dulce, quiso desde el principio ayudarnos con la mesa de dulce y nos envió varios bocetos de muñecas en torno a los que giraría la papelería de la fiesta.  La muñeca seleccionada, como podéis ver, es preciosísima (o, por lo menos, eso nos parece a nosotras)


Decidimos en aquel momento que la mesa de dulce se compondría, además de la tarta,  de chuches, galletas de barco pirata, bizcochos con sable pirata en su interior y macarons y que los recordatorios serían galletas con la imagen de la princesa pirata que Silvia nos había diseñado.  Ella se encargaba de la papelería, lo que nos permitió cierto desahogo  :))

Todo tenía que estar decorado en rojo, negro y blanco, desde los manteles hasta las servilletas, pasando por los centros de mesa.

En la pared, Silvia nos hizo unas banderolas con el nombre de la niña y las piratas, que colgamos encima de la mesa de dulce:



Hicimos unos árboles con moras de gominola negras y rojas y les pusimos unos regalices enormes alrededor del palo que los sujetaban para que lo tapasen y los colocamos a los lados de la mesa.  Hay que agradecerle también al Dr. Buenadicha su buen hacer con la carpintería, él fue el que se encargó de que los árboles se mantuvieran de pie, perfectamente estables, a pesar de que la base sobre la que descansaban no era la más apropiada.



Hablé con las chicas de Divina´s Cookies and Cakes en Vigo para encargarles la tarta, porque fui consciente desde el primer momento que el trabajo que harían ellas sería increíble (Mónica, qué manos tienes!) y la tarta, que estaba deliciosa, de merengue suizo de chocolate, presidía la mesa con la figura modelada en pasta de azúcar de la princesa pirata que habíamos elegido en el piso de arriba, y en el del medio, la simpática calavera que le daba uniformidad a toda la decoración








A los lados, los bizcochos con sable pirata que no nos dio tiempo a fotografiar por dentro, porque cuando nos dimos cuenta habían desaparecido.  Literalmente.





Las bolsitas que veis negras y rojas contenían los recordatorios de la Comunión, galletas que reproducían la princesa de la fiesta.







Y delante de todo, las galletas de barco pirata, hechas con nuestra glasa de chocolate, que además texturizamos en el casco dándole apariencia de verdadera madera. 


Aquí tenéis dos fotos mucho mejores de las galletas....






Todo, salvo la tarta, fondant-free.  Como a nosotras nos gusta.  Y a la vista de lo que duró todo, a los niños también.





Desde aquí queremos agradeceros a todos el esfuerzo que habéis hecho para conseguir una fiesta tan estupenda, el cariño con el que nos habéis ayudado y la profesionalidad de la gente que hemos contratado.  Ha sido un ataque pirata memorable:  la niña no pudo estar más contenta, nos reímos todos mucho, y aunque también trabajamos un montón, disfrutamos de la fiesta y de las caras de los niños cuando vieron todo el despliegue pirata como el que más.

¡Gracias!




Besos piratas!


Paula y Fuen