Sugar & Butter Free Cookies...

miércoles, 6 de marzo de 2013

O lo que es lo mismo...galletas sin azúcar ni mantequilla!! Aptas para diabéticos (pero sin excederse, ¿eh?, que harina sí que llevan!) y cardiosaludables...

Todo comenzó con una petición por parte del padre de una de nosotras: "¿podríais hacerme unas galletas con fibra?"...

Decidimos darle una vuelta más de tuerca a la petición, ya que además de la fibra, podemos aprovechar otros ingredientes fáciles de conseguir para obtener sabrosas galletas que cualquiera, con moderación, pueda comer.

Optamos, entonces, por sustituir el azúcar por Stevia, y la mantequilla por aceite de oliva.

 La Stevia es un pequeño arbústo herbáceo originario de Sudamérica en dónde crece de forma espontánea. La hoja de la Stevia es la parte más dulce de la planta y dónde residen sus propiedades terapéuticas. Puede utilizarse  sustituyendo al azúcar y los edulcorantes artificiales. Aporta cero calorías a nuestra dieta y es un endulzante natural que puede utilizarse de forma segura cuando el azúcar no está indicado, como en el caso de los diabéticos.

 Tras diferentes pruebas con distintos tipos de harinas, tanto integrales como de diferentes cereales, optamos por utilizar harina normal pero añadiendo semillas de sésamo tostadas, con lo que aumentamos la cantidad de fibra que llevan las galletas y cumplimos con el encargo que nos hicieron.

Y, sin más explicaciones, aquí va nuestra receta:

GALLETAS DE SÉSAMO CON STEVIA


Ingredientes:

- 2 huevos talla M
- 60 gr de Stevia
- 60 gr de aceite de oliva 0.4º
- 225 gr de harina fina de repostería (sin fuerza)
- Esencia al gusto. Os recomendamos, después de mucho probar,  las cítricas. Son, con mucho, las que mejor combinan  con el aceite de oliva y la Stevia.
- 50 gr de semillas de sésamo tostadas
- 1 cucharadita de Levadura Royal

 Vamos allá...

Elaboración: 

 Batimos los 2 huevos y añadimos la Stevia hasta conseguir mezclar ambos ingredientes. Incorporamos el aceite de oliva e inmediatamente la esencia escogida.

Añadimos la mitad de la harina con la levadura y removemos a velocidad baja. Incorporar el resto de la harina, y las semillas de sésamo y seguimos batiendo un par de minutos más. Éste es el momento en el que pasaremos nuestra masa a la encimera y amasaremos manualmente hasta conseguir que deje de estar pegajosa. Dependiendo de la humedad ambiental puede ser necesario añadir más harina.

Una vez conseguido ésto...hacemos una bolita y dejamos reposar unos minutos antes de estirarla.

Los que estáis acostumbrados a  trabajar masa de galletas de mantequilla notaréis una diferencia increíble a la hora de trabajar esta masa. A nosotras, al principio nos desconcertaba!!!, y nos resultaba muy costoso estirarla, cortarla... Debéis saber que es una masa elástica, provocada por el aceite de oliva,  que intenta volver al sitio inicial al pasarle el rodillo. Esto va a daros problemas con el papel de horno que utilicéis de base para el estirado, porque provocará arrugas...así que os recomendamos encarecidamente que estiréis sobre un tapete de silicona.

Otra diferencia que váis a encontrar con la  masa de mantequilla o de chocolate es que no enfría igual. Después de cortar las galletas y colocarlas sobre la bandeja, necesitaréis dejarlas nuevamente unos 30 minutos en la nevera antes de hornearlas para evitar las poco deseadas burbujas!.

El tiempo de horneado necesario será de unos 6-8 minutos a 180º con calor superior e inferior. Nos interesa que las galletas no adquieran un color dorado intenso ya que, otra diferencia con las galletas de mantequilla es que, con el paso de los días no se ponen blandas...sino duras!!!!! Sí, con los quebraderos de cabeza que nos dieron en algún momento las galletas de mantequilla, verdad?? Todas luchando contra la humedad y cerrándolas a cal y canto en cajas de lata...que si triple horneado...y éstas van y actúan de manera totalmente diferente!!!

Una vez sacadas las galletas del horno y colocadas sobre rejilla para conseguir un enfriado uniforme, váis a observar una superficie oleosa .Tranquilidad! Necesitaréis que el aceite repose y para ello van a ser necesarias unas 24 horas. Dejadlas al menos unas 8 horas al aire tras salir del horno y posteriormente podéis  pasarlas a vuestra caja de lata.
 








Esperamos que os gusten.

Gracias por estar ahí, millones de besos.


10 comentarios

  1. las voy a probar!! tienen que estar de miedo!! un bico ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperamos que te gusten, Cristina. Recuerda que el sésamo y el aceite de oliva les van a dar una textura diferente a las galletas de mantequilla tradicionales. Ya nos dices! Un beso grande

      Eliminar
  2. me ha encantado chicas, llevaba tiempo intentando encontrar alguna receta que sirviera para diabeticos porque la madre de un amigo no puede tomar azucar pero es muy golosa , pero ninguna me convencia, esta la probaré ya os contaré. besos

    ResponderEliminar
  3. Precisamente acabo de publicar también una receta con stevia, porque la hija de unos amigos es diabética y la pobre lo pasa fatal (tiene sólo 7años...), así que voy a probar vuestra receta porque seguro que la encantan!
    Besos!
    Montes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos pasamos ahora mismo a verla, faltaría más!!!

      Gracias y muchos besos

      Eliminar
  4. Me han encantado!!! Me podrían decir si la stevia es en polvo o en líquido? Muchísimas gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita! La stevia que utilizamos es en polvo. Si utilizases líquido necesitarías más cantidad de harina.

      Besos!

      Eliminar