Porque las cosas, a veces, no son lo que parecen II

jueves, 21 de marzo de 2013

Hola,

Llevábamos una temporadita dándole vueltas a este proyecto.   No se trataba de hacer algo rompedor, pero sí que supusiese un desafío y en lo que pudiésemos aplicar muchas técnicas diferentes.

Y entonces se acercó la Pascua.  Y con la Pascua, todo el mundo empezó a decorar conejitos, huevos y demás, y surgió la chispa:  "¡¡Vamos a hacer una galleta 3D con forma de huevo!!

¿Con sorpresa?  ¡¡Con sorpresa!!

¡para que los niños puedan comérselo todo!

Y nos pusimos manos a la obra.

Después de varios intentos, conseguimos dos mitades de huevo perfectas y blanquitas.  Aquí las tenéis recién sacaditas del horno, aún enfriando




Y las rellenamos con M and M´s de los grandes, de cacahuetes de colores, para que al abrirlos fuese espectacular.  Y cubrimos uno de nuestros huevos de galleta con nuestra glasa de chocolate, que como sabéis, es una de nuestras debilidades.


El huevo "de chocolate" ya casi listo...




Pero como no nos llegaba con hacerlo una vez, quisimos probar a ver si éramos capaces de recubrirlos también con glasa tradicional... aunque dándole una vuelta más.  La aplicamos con pincel y dejamos secar






Y posteriormente, pintamos ambos huevos con pintura comestible metalizada y en tonos rosas...





Estamos verdaderamente orgullosas del resultado, esperamos que os gusten.



Miles de besos, y gracias por estar ahí!




Por cierto, si queréis verlos, estarán durante la Semana Santa en la tienda física de Pontevedra de "Mis Galletas y Otras Cosas".  ¡¡Gracias Cris!!

Sugar & Butter Free Cookies...

miércoles, 6 de marzo de 2013

O lo que es lo mismo...galletas sin azúcar ni mantequilla!! Aptas para diabéticos (pero sin excederse, ¿eh?, que harina sí que llevan!) y cardiosaludables...

Todo comenzó con una petición por parte del padre de una de nosotras: "¿podríais hacerme unas galletas con fibra?"...

Decidimos darle una vuelta más de tuerca a la petición, ya que además de la fibra, podemos aprovechar otros ingredientes fáciles de conseguir para obtener sabrosas galletas que cualquiera, con moderación, pueda comer.

Optamos, entonces, por sustituir el azúcar por Stevia, y la mantequilla por aceite de oliva.

 La Stevia es un pequeño arbústo herbáceo originario de Sudamérica en dónde crece de forma espontánea. La hoja de la Stevia es la parte más dulce de la planta y dónde residen sus propiedades terapéuticas. Puede utilizarse  sustituyendo al azúcar y los edulcorantes artificiales. Aporta cero calorías a nuestra dieta y es un endulzante natural que puede utilizarse de forma segura cuando el azúcar no está indicado, como en el caso de los diabéticos.

 Tras diferentes pruebas con distintos tipos de harinas, tanto integrales como de diferentes cereales, optamos por utilizar harina normal pero añadiendo semillas de sésamo tostadas, con lo que aumentamos la cantidad de fibra que llevan las galletas y cumplimos con el encargo que nos hicieron.

Y, sin más explicaciones, aquí va nuestra receta:

GALLETAS DE SÉSAMO CON STEVIA


Ingredientes:

- 2 huevos talla M
- 60 gr de Stevia
- 60 gr de aceite de oliva 0.4º
- 225 gr de harina fina de repostería (sin fuerza)
- Esencia al gusto. Os recomendamos, después de mucho probar,  las cítricas. Son, con mucho, las que mejor combinan  con el aceite de oliva y la Stevia.
- 50 gr de semillas de sésamo tostadas
- 1 cucharadita de Levadura Royal

 Vamos allá...

Elaboración: 

 Batimos los 2 huevos y añadimos la Stevia hasta conseguir mezclar ambos ingredientes. Incorporamos el aceite de oliva e inmediatamente la esencia escogida.

Añadimos la mitad de la harina con la levadura y removemos a velocidad baja. Incorporar el resto de la harina, y las semillas de sésamo y seguimos batiendo un par de minutos más. Éste es el momento en el que pasaremos nuestra masa a la encimera y amasaremos manualmente hasta conseguir que deje de estar pegajosa. Dependiendo de la humedad ambiental puede ser necesario añadir más harina.

Una vez conseguido ésto...hacemos una bolita y dejamos reposar unos minutos antes de estirarla.

Los que estáis acostumbrados a  trabajar masa de galletas de mantequilla notaréis una diferencia increíble a la hora de trabajar esta masa. A nosotras, al principio nos desconcertaba!!!, y nos resultaba muy costoso estirarla, cortarla... Debéis saber que es una masa elástica, provocada por el aceite de oliva,  que intenta volver al sitio inicial al pasarle el rodillo. Esto va a daros problemas con el papel de horno que utilicéis de base para el estirado, porque provocará arrugas...así que os recomendamos encarecidamente que estiréis sobre un tapete de silicona.

Otra diferencia que váis a encontrar con la  masa de mantequilla o de chocolate es que no enfría igual. Después de cortar las galletas y colocarlas sobre la bandeja, necesitaréis dejarlas nuevamente unos 30 minutos en la nevera antes de hornearlas para evitar las poco deseadas burbujas!.

El tiempo de horneado necesario será de unos 6-8 minutos a 180º con calor superior e inferior. Nos interesa que las galletas no adquieran un color dorado intenso ya que, otra diferencia con las galletas de mantequilla es que, con el paso de los días no se ponen blandas...sino duras!!!!! Sí, con los quebraderos de cabeza que nos dieron en algún momento las galletas de mantequilla, verdad?? Todas luchando contra la humedad y cerrándolas a cal y canto en cajas de lata...que si triple horneado...y éstas van y actúan de manera totalmente diferente!!!

Una vez sacadas las galletas del horno y colocadas sobre rejilla para conseguir un enfriado uniforme, váis a observar una superficie oleosa .Tranquilidad! Necesitaréis que el aceite repose y para ello van a ser necesarias unas 24 horas. Dejadlas al menos unas 8 horas al aire tras salir del horno y posteriormente podéis  pasarlas a vuestra caja de lata.
 








Esperamos que os gusten.

Gracias por estar ahí, millones de besos.


Primer Cañí Food Day

sábado, 2 de marzo de 2013

Hola,

De una conversación entre blogueras, y ante tanto "día nacional" de un montón de cosas que tienen por ahí fuera, surgió la idea de montar un día de lo "cañí", de lo nuestro, y por eso hoy celebramos en nuestros blogs el "Primer Cañí Food Day".

Nosotras hemos optado por la empanada gallega, ya que siendo de donde somos, pocas cosas hay más "cañís" que una buena empanada.  Pero, y siempre hay algún pero, no podíamos dejar pasar la oportunidad de darle una vuelta más de tuerca, y hacer una empanada "tuneada" y dulce.  Así, que después de mucho discurrir, y con permiso de los puristas, hemos decidido rellenar la empanada de ¡¡queso con membrillo!!

Para nuestras empanadillas (nosotras hemos optado por la versión pequeña, pero se puede hacer igualmente con una plancha de masa), necesitaremos:


EMPANADA GALLEGA DE MEMBRILLO Y QUESO

INGREDIENTES:
200 g de membrillo
6 Quesitos
70 g de nata líquida
2 huevos
1 cucharada de azúcar normal
2 planchas de masa de empanada gallega.

Si queréis hacer la masa de la empanada, en la web podéis encontrar miles de recetas que os ayuden.  Nosotras esta vez optamos por la masa precocinada de "La Cocinera", que no crece demasiado en el horno y nos da un buen resultado.

Troceamos el membrillo y los quesitos, y añadimos en el mismo bol la nata y un huevo batido.  Batimos con la batidora de varillas ya que queremos conseguir una crema gorda, con algunos tropezones de membrillo y queso.

En la bandeja del horno ponemos papel de hornear y vamos cortando la masa como queramos para proceder a su relleno.  Nosotras utilizamos dos cortadores de galleta con forma de corazón, uno más grande para la base y el más pequeño para la tapa.  Es importante que la tapa de la empanada o empanadilla lleve una "chimenea" para permitir que la masa se haga por dentro y que no se rompa nuestra empanada.  Nosotras hemos utilizado un cortador de corazón con expulsor, y los corazones pequeñitos obtenidos los usamos posteriormente para decorar.

 Rellenamos cada base con una cucharadita de la crema de quesito y membrillo y cerramos con la tapa que ya tiene hecha la "chimenea".  Vamos poco a poco pellizcando la masa y cerrándola para asegurarnos de que nuestro relleno no se sale.

 Batimos el huevo que nos queda con la cucharada de azúcar y lo pincelamos encima de la empanada o de las empanadillas, para dar brillo y que queden bonitas al salir del horno.

 


Metemos al horno a 180º, con calor arriba y abajo, aproximadamente 15 minutos, hasta que veáis que están doraditas y bien hechas por la parte de atrás.







¡Esperamos que os gusten!

Gracias por estar ahí.  Besos a tod@s!