Gingerbread houses!

martes, 30 de octubre de 2012

Casi un mes sin escribir...madre mía, cómo pasa el tiempo!!

He descubierto un nuevo entretenimiento que me ha tenido ocupada todo este mes! He experimentado y casi he tenido que hacer un cursillo de arquitectura. Me encanta el mundo de las casitas de galletas!!!!!!! Realmente conocíais las maravillas que se pueden hacer con cuatro paredes de galleta, un tejado y toneladas de chucherías??????? Y la cantidad de libros que hay, sólo dedicados a las casitas de jengibre!!! Todavía no he caído en la tentación de comprarme ninguno pero...me da la sensación de que todo llegará...

Pues una vez introducida en este mundo de sueños de colores me dispuse a buscar cortadores para ello. Hay varios sets en el mercado pero encontré unos patrones en la página de Marian de  Sweetopia que os podéis descargar gratuitamente. Podéis imprimirlos y plastificarlos para usarlos varias veces sin que sufran demasiado! De paso, en esta página, que os recomiendo encarecidamente, hay un tutorial (con video incluído!) así que no voy a colgaros las fotos de mi proceso arquitectónico porque vais a verlo muuucho mejor en el vídeo!

La segunda parte fue modificar la receta de la masa de las galletas. He de confesar que las de jengibre no me gustan nada así que se me ocurrió cambiarla por la receta de galletas de chocolate de mis queridas profes de Mensaje en una galleta (por cierto, prometo un post contándoos las maravillas de su  curso de septiembre y...del que me espera con ellas y Vanina de Viva la tarta!). Pues nada, ahí va la receta:

- 250 gr de mantequilla (que previamente hemos sacado de la nevera al menos 2-3 horas)
- 300 gr de azúcar (yo usé en las dos ocasiones azúcar moreno y queda muy rica!)
- 2 huevos
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 75 gr de cacao en polvo sin azúcar (por ejemplo, Valor)
- 425-450 gr de harina
- 1 cucharadita de sal

Como ya sabéis, batimos la mantequilla hasta conseguir una pasta cremosa y añadimos el azúcar. Posteriormente incluímos los huevos, uno a uno y la esencia de vainilla. Una vez integrado, introducimos el cacao y posteriormente la harina en 2-3 veces. Ahora llega el momento de meter las manos en la masa e intentar no comérsela a cucharadas porque el olor es maravilloso!!!! Probablemente nos pedirá algo más de harina dependiendo de nuestro clima, humedad ambiental, etc. Una vez conseguida la masa, estiramos y nos la llevamos a la nevera. Yo he aumentado un poco el grosor con respecto a otro tipo de galletas, así que para la base he utilizado la medida de 0.8 cm y para las paredes y tejado, 0.6 cm. Deciros que con estas cantidades de la receta sale exactamente una casita! Eso sí, estirando varias veces la masa.

La masa debe de estar muy fría para poder cortarla con los patrones y cuchilla, cutter o lo que tengáis por casa. Debéis meterla en el horno también muy fría, así que es posible que necesite algo de nevera tras el corte. La temperatura del horno debe ser de 180º (ya sabéis, con calor arriba y abajo) pero va a necesitar diferentes tiempos dependiendo de la parte de la casita que estéis horneando. Para que os hagáis una idea, para la base (grandota, de casi 20 cm de cada lado y 0.8 cm de grosor) necesité unos 20 minutos. Algo menos para las paredes y tejado y unos 7 minutos para la chimenea.

Una vez horneada llega el momento divertido!! Os remito nuevamente al video tutorial que seguro ya habréis visto antes y que os ha encantado, verdad???. Y una vez construída nuestra casita...vamos a decorarla!! Aquí debéis dejar volar vuestra imaginación previo paso por una tienda de chucherías, jaja.

Os dejo fotos de las mías! Espero que os gusten y os animéis a probar qué divertido es!!!
Besos y hasta pronto!!










6 comentarios

  1. Me ha encantado Paula!!! Te han quedado preciosas!! Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Una auténtica preciosidad. La segunda me vuelve loca.

    Un besito,
    Silvia

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias!!! Tienes que animarte con una!!!!
      Besitos

      Eliminar